canalabierto@hotmail.com

jueves, julio 24, 2014

RECORTE DEL RECORTE

Un nuevo recorte en las expectativas de crecimiento económico se registran para nuestro país, del 3.9% proyectado para este 2014, la Secretaría de Hacienda las rebajó de golpe y porrazo a 2.7% apenas hace un par de meses; ahora, es el Fondo Monetario Internacional quien señala que tampoco será este último el porcentaje alcanzado, y de momento, se espera que -hasta nuevo aviso-, la economía mexicana crezca un poderoso 2.4%.
Esto echa por tierra la teoría de la bonanza económica que habría de registrarse gracias a la aprobación de las reformas estructurales promovidas por Enrique Peña Nieto y su partido (PRI), por el contrario, la economía se contrae cada vez más y se espera que esta dinámica continúe a pesar de los boyantes discursos lanzados por la parte oficial, y replicados en todo momento por medios comparsas.
Las cifras macro que maneja el gobierno federal, no encuadran en lo absoluto con el vivir de la gente común que a diario batalla por subsistir en lo más elemental; las reformas antes mencionadas fueron pensadas y aprobadas para beneficiar al sector empresarial nacional y, sobre todo, extranjero, no para solventar las necesidades del grueso de la base social: la gente de a pie.
En Querétaro la dinámica del macroengaño no es diferente, se habla de inversiones multimillonarias, de una estabilidad económica envidiable, de una paz social que nos proyecta como una de las entidades más seguras del país, mentiras a medias cuya parte oscura el gobierno esconde y sólo difunde el lado de la bonanza y el buen vivir.
Curiosamente, en esa práctica de mal informar, el gobierno encuentra implícita su némesis, pues al levantar expectativas que no podrá cumplir (modernización del transporte Red Q),  o difundir logros que no corresponden a la realidad (mayor seguridad, más y mejores empleos, etc.), la imagen del gobernante comienza a deteriorarse, y es exactamente lo que a últimas fechas le viene ocurriendo al gobernador José Calzada Rovirosa, donde su forma discursiva ya no da para más y tiene que ser apuntalada por editoriales de muy pobre contenido, vertidas desde distintos medios de información.
El panorama local y nacional en cuanto a la economía se refiere, es desalentador; se prevé que se intensifique el descontento social y por ende, las movilizaciones; la cultura del ahorro debe ser una práctica que debemos implementar como una medida de protección, pues de seguir los recortes a las expectativas de crecimiento económico, la única certeza que nos quedará, será la de consolidarnos como un pueblo de pobres, con una clase política... de ricos.

No hay comentarios.: