canalabierto@hotmail.com

lunes, agosto 11, 2014

LA MAQUINITA CHU-CHU

El proyecto del Tren de Alta Velocidad (TAV) que correrá de México a Querétaro, es el de mayor importancia dentro de la presente  administración peñista, pues tiene asignado el presupuesto más alto en el ámbito federal, nada menos que la friolera de 43 mil millones de pesos; aunados a los mil 200 millones que el gobierno del estado de Querétaro asignará para apuntalar la "estructura interna", dicen.
El inicio de esta magna obra está programada para el año 2015; sin embargo, y desde ahora, ya se tienen registradas un extenso número de quejas provenientes principalmente de ciudadanos que habitan en las inmediaciones donde se pretende instalar una de las estaciones del veloz armatoste.
Los promotores (y sus respectivos jilgueros) de este proyecto, pregonan como algunas de sus principales "bondades": la rapidez de traslado de una ciudad a otra; las miles de fuentes de trabajo que generará su construcción, el desahogo de la carretera federal 57 y la reducción de emisiones contaminantes.
En tanto que los argumentos contrarios al proyecto, reviran a los del Club de los Optimistas y señalan que ni los queretanos serán los usuarios potenciales del tren, y menos aun, los beneficiarios de los "bien pagados" empleos que a su paso generará el mismo, sin dejar de señalar la explosión demográfica y el desarrollo urbano desordenado (tal como ya se viene dando) que se traducirán en un  potencial detonante de caos vial, inseguridad y múltiples problemas sociales, lo cual desembocará en el trastorno de la pasividad que caracteriza a la capital queretana.
Y es fácil predecir lo anterior si consideramos que gobierno del estado no ha podido en cinco años ya no resolver, sino tan sólo atemperar el problema de movilidad local; por el contrario, ha generado un tremendo descontento social con su remedo de "modernización" que hizo al transporte suburnano.
A las razones anteriores que se oponen al proyecto del TAV, habría que agregar la deforestación de zonas ambientales y ejidales que se verán devastadas en miles de hectáreas a lo largo y ancho de la ruta ferroviaria.
Es así que el mentado Tren Ligero, viene más pesado por la carga de  problemas que trae consigo, debido a una pésima planeación y con visos de transitar más por la vía política... que por la de la movilidad...

No hay comentarios.: