canalabierto@hotmail.com

domingo, noviembre 16, 2014

AYOTZINAPA

Los hechos vuelven ceniza la versión de la PGR
Observaciones realizadas durante una visita al basurero El Papayo, donde los sicarios de Guerreros Unidos habrían asesinado y quemado a los normalistas de Ayotzinapa, contradicen la versión oficial. La gente que siempre está allí asegura no haber visto ni escuchado nada, mientras que otros testigos confirman que la noche del 26 de septiembre llovió. Lo único que pudo quemarse hasta convertirse en ceniza es la historia de la PGR, junto con la endeble "reconstrucción" de hechos que difundió el fatigado funcionario encargado de procurar justicia.

Por Marcela Turati
Proceso 1985 / 16 de Noviembre de 2014

COCULA, GRO.- El anciano pepenador Eduardo González, del pueblo de La Mohonera, dejó de ir al basurero de El Papayo porque todo el tiempo encontraba a otros de oficio que le ganaban lo valioso. "Mi suegro dejó de ir porque decía que encontraba gente a las tardadas, que ya le había ganado. Siempre había otros que llegaban temprano", explica José Ángel Baldera, el yerno de don Lalo, él también pepenador y quien, como todos los que se dedican a esto, saben que los recolectores como ellos queman siempre plástico en los basureros municipales. La razón es sencilla: "Porque las vacas se comen la náilan y se mueren, y las náilan se vuelan, por eso dan permiso de reciclar, de mantener el basurero limpio":
El Papayo es el lugar donde el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, dijo que los sicarios asesinaron, quemaron con diesel, llantas y leña a un "número abundante" de personas, que pudieron ser los 43 normalistas de Ayotzinapa.
El procurado señaló que los asesinos usaron este hoy para ejecutarlos -unas 14 personas: tres capturadas y confesas-, habrían quemado y requemado los cuerpos hasta convertirlos en carbón. Dos horas después de esperar a que se enfriaran los habrían fracturado en pequeñas piezas, depositado en bolsas negras de basura y esparcido en el río San Juan, a más de 10 kilómetros de ahí. Como apoyo mostró videos donde los asesinos reconstruyeron cómo habrían matado a sus presas y fotos de los supuestos hallazgos en el fondo de El Papagayo: casquillos de bala, pedazos de tierra quemada, llantas a medio derretir, dientes y fragmentos de huesos.
Fue un operativo sofisticado para borrar evidencias con un nivel de degradación de los huesos que hará difícil su identificación genética. Una operación maestra para borrar evidencias que contrasta con la exhibición del cuerpo desollado del normalista Julio César Mondragón, Fontes, exhibido como trofeo de guerra, mientras sus compañeros fueron ocultados. Aún no se sabe la razón de esa diferencia.
Cuando un reportero le preguntó a Murillo Karam qué avances se tenían en la investigación del asesinato de Mondragón, el funcionario no pudo dar una respuesta. Sólo expresó: "En cuanto al desollado, también le voy a pedir al área que se lo plantee porque la verdad he estado 24 horas trabajando en esto" (el caso de los 43 desaparecidos).

No los vimos,  no los oímos

Nadie vio nada porque es un lugar abandonado, lejos de la vista de todos, según dijo Murillo Karam, y alguien si lo vio prefirió callar, por miedo.
El panorama es distinto al que plantea el procurador: El Papayo está poblado de vacas y es visitado por pepenadores que, además, queman basura.
El propio empleado del municipio que maneja el camión asignado a ese tiradero, el señor Rosí Millán, había confirmado a Proceso que él seguía entrando a la zona hasta dos semanas después de la desaparición de los normalistas; después, personas que él identifica como militares le cerraron el paso.
El regidor de Ecología del municipio, el panista Juan Bringas, encargado de los basureros, confirmó a este semanario que los camiones dejaron de subir porque recibieron orden de no hacerlo, pero no supo explicar quién dio esa orden.
"Papá a veces llegaba (a El Papagayo) y la basura ya estaba ardiendo. Cuando se podía, o dejaban reciclar porque el humo te ataca mucho, no puedes andar buscando ahí", interviene Judith, la hija de don Lalo y esposa de José Ángel. Ella también es pepenadora pero dejó el oficio por el momento, ya que está a unos días de dar a luz a su sexto hijo. Don Lalo, el aludido, se hallaba en la iglesia evangélica y no estuvo presente en la entrevista.
En un recorrido por la presunta escena del crimen se llaga a un cráter con paredes de basura. Al descender los 30 metros de desperdicio se aterriza sobre tierra negra, tierra ceniza, tierra quemada con pedazos de lo que alguna vez fueron llantas.
La circunferencia está cercada por árboles chaparros que se enlazan y estrangulan los caminos rodeados de piedra y más basura.
Ates, para llegar hasta aquí, hay que pasar 10 kilómetros empinados y solitarios de terracería, donde sólo se ven vacas. No hay humanos, sólo montones de mariposas y algunas moscas que se posan sobre bolsas llenas de trajes desechables blancos para evitar infecciones, ropa especial y cubrebocas de los peritos forenses que trabajaron aquí.
Revueltos entre la tierra negra que tizna, sólo se ven unos pocos anillos que sobreviven a las llantas calcinadas; pocos, muy pocos, insuficiente número de cadáveres de llantas que se habrían usado para quemar a 43 personas.
De este lugar se extrajeron algunos pedazos de huesos encontrados entre la tierra; a unos kilómetros, en la orilla del río, se encontró una bolsa con los restos que los asesinos no alcanzaron a esparcir. Funcionarios dijeron a Proceso que los huesos son pocos para el número de supuestas víctimas: no llenan ni un costal.
En los alrededores, arriba del basurero, pastan decenas de vacas. Funcionarios que estuvieron presentes en la recuperación de los restos recuerdan que todo el tiempo estuvieron pastando.
Al hacer un recorrido por los alrededores fue posible encontrar a dos cuidadores. Uno de ellos era un joven vestido de vaquero, tatuado, que dijo haber sido migrante y comenzó a temblar cuando se le preguntó si había visto algo estos días.
"Uno está impuesto a ver humo allá en el basurero, uno está acostumbrado a ver que queman la basura, por eso si vemos humo no pensamos nada porque los mismos que tiran, queman", dijo nervioso.
El ganado que pasta en los alrededores de El Papagayo tiene cuidadores, como estos dos muchachos que a diario pasan en la mañana y en la tarde para alimentar al ganado. Los dueños de los terrenos son los ganaderos Alejandro y Jaime Crespo, Luis Armenta y Juan Román. A ellos nadie les cerró el paso para que no siguieran de frente. Dicen que no vieron nada.
El 28 de septiembre, cuando el procurador invitó a la prensa a visitar este basurero para que vieran las labores de búsqueda de los peritos forenses, al fondeo del cráter se veía un manchón de tierra ceniza rodeada de pasto verde. Incluso, se veían flores. Una vez que la PGR anunció que este fue el sitio del crimen y que, de manera inusual, quitó el resguardo y dejó el acceso libre a la prensa, este basurero se ve que duplicó el terreno quemado. Como si alguien hubiera querido afianzar la idea de que aquí ocurrió la quemazón que afirma la PGR.
Un experto consultado dijo que posiblemente la tierra removida se esparció por el terreno y por eso el paisaje se cubrió de negro. Sea esa la razón o no, lo cierto es que la versión que dio el procurador se le va encontrando cada vez más huecos.
Según la información oficial, los 43 normalistas, después de haber sido detenidos por policías municipales de Iguala, que los entregaron a los policías de este vecino municipio de Cocula, quienes a su vez los entregaron a sicarios del cártel de Guerreros Unidos, fueron quemados desde los primeros minutos del 27 de septiembre hasta las 3 de la tarde, en una humareda que al parecer nadie vio.
En las redes sociales pronto se difundió que esa noche hubo lluvia, lo que hubiera impedido las llamas. Los datos son de diversos centros que publican información meteorológica e incluso un comunicado del gobierno de Guerrero, que advertía de fuertes lluvias.
"Esa noche llovió en Cocula, esa noche y de madrugada estuvo llueve y llueve", dijo a Proceso un reportero que reside en el municipio. Lo confirman periodistas que el 26 en la noche llegaron a reportear a Iguala -donde vieron los cuerpos de dos normalistas muertos, tirados sobre el pavimento-, igual que las fotografías y los videos.
Otro dato pone en duda que los normalistas hubieran sufrido los tormentos la noche del 26: la declaración ante el Ministerio Público del policía de Iguala Hugo Hernández Arias, quien declaró que al llegar a su base encontró a un grupo de jóvenes en el patio.
"Hay tres celdas, una para delitos varios, otra para faltas administrativas y otra celda para mujeres. Cuando llegué a mis labores, eran las 11 de la noche y me percaté que había como 10 muchachos detenidos en el patio de la Policía Preventiva Municipal de Iguala, y que el licenciado Ulices -no sabe sus apellidos pero es juez de barandilla- dialogaba con ellos, que los vi de reojo y se encontraban a una distancia de 10 a 15 metros aproximadamente. Las celdas están al fondo, pero ellos no estaban en las celdas, estaban en el patio; existe una lámpara encendida e ilumina perfectamente toda el área", relató Hernández Arias, según una nota de Reporte Índigo.
La versión de que los jóvenes pasaron por barandilla, sin embargo, es contradicha por una familia que vive frente a esa base clausurada; sus habitantes dicen que si hubieran estado detenidos se hubieran escuchado sus voces.

No hay comentarios.: