canalabierto@hotmail.com

jueves, enero 01, 2015

2015... EL PRINCIPIO DEL FIN

Ha concluido un lamentable año 2014 en términos políticos económicos y sociales; sin embargo, las secuelas serán aún peores a lo largo de este incipiente 2015: con la depreciación del peso frente al dólar, la caída del precio del petróleo, el magro crecimiento económico (muy por debajo de las estimaciones oficiales),  agregando la corrupción rampante con la cual se identifica al gobierno peñista y los crímenes de Estado evidenciados recientemente, se presagia un turbulento año par con un proceso electoral ya en marcha que, por lo desaseado, reviste la antítesis de la democracia y nos conduce irremediablemente a la desesperanza y al ungimiento de brotes de descontento social cada vez más constantes y virulentos.
Sin embargo, aún hay mucho por hacer desde el plano ciudadano. Se ha dado un paso de suma importancia al apretar mediante movilizaciones y denuncias, a un gobierno insensible que se ha empeñado en mentir, constante que lo ha desacreditado dentro y  -principalmente- fuera de nuestras fronteras, lo cual ha impedido que su reacción represiva sea de alta intensidad y mantenga una escala "aceptable" ante los vigilantes ojos postrados en su actuar.
El trance de movilizaciones a movimiento social es la organización, un paso, sin embargo, nada sencillo, pues en el mismo, muchos de los participantes serán cooptados, otros quedarán relegados y un tanto más se retirarán por vía propia; pero es necesario, de lo contrario, se corre el riesgo de perderse en la rutina y atomización, terminando por dispersarse y dejando el campo libre al gobierno despótico.
Afortunadamente, esto último no tiene visos que vaya a suceder al corto ni mediano plazo, por el contrario, las movilizaciones se incrementarán dando paso al surgimiento de  nuevos liderazgos, que vendrán a revitalizar y reacomodar el contexto social, sobre todo en el sector de la izquierda, tan desacreditada por el partidismo clientelar y entreguista de quienes se dicen profesar el "progresismo" y la "democracia participativa".
En Querétaro las cosas no son mejores. Después de una administración mediática (más que eficiente), muchas cosas han quedado develadas y la imagen del gobierno "inmaculado" se ha ido por la borda: la complicidad de funcionarios de la presente administración con personajes de negra reputación para atentar contra el rival político, el control a ultranza mediante amenazas a locutores y periodistas que "osan" comentar la inseguridad en el estado; el quebranto a las finanzas mediante la utilización discrecional de recursos públicos, ambos casos quedando impunes, aunado al incremento sustancial del índice de desempleo y inseguridad; el crimen organizado ya insertado con todas su raíces, la desaparición de decenas de jóvenes y la incapacidad de atender dicha problemática.
Si bien es cierto que las inversiones industriales han aumentado considerablemente en la entidad, también lo es, que dichas inversiones en poco, o nada, han contribuido al mejoramiento en la calidad de vida de los queretanos, por el contrario, el desarrollo urbano ha sido desordenado, la movilidad en la ciudad es ya un problema no sólo de traslado, sino de salud pública (y empeorará con la llegada del Tren de Alta Velocidad), y lejos de priorizar esta situación, las autoridades se han dedicado más a remozar monumentos, calles y avenidas, cuando los problemas que, aún son atendibles, los están dejando crecer a tal grado que en poco tiempo ya serán estructurales y complicados de subsanar.
2015 debe ser un año de definiciones primeramente individuales, para llevarlas posteriormente a lo colectivo. Analizar y sumar considerando nuestros alcances, nuestras herramientas, nuestras fuerzas y debilidades; una marcha larga que requerirá de temple, resistencia al extremo y sacrificio constante. El que no esté para sumar... que tampoco lo esté para restar...

No hay comentarios.: