canalabierto@hotmail.com

viernes, mayo 25, 2018

ELECCIONES QUERÉTARO 2018


Las campañas... mejor dicho, los candidatos, ofrecen muy poco para hacerse del voto ciudadano. En realidad, las estructuras partidarias son las que están a prueba para allegarse de la mayor cantidad de votos posibles.

La mayoría de las propuestas son vagas e inconsistentes. Los candidatos oficiales (los de partido en el poder) se aprovechan de los recursos a su alcance para apabullar a sus adversarios; caso puntual es el del candidato del PAN a la alcaldía capitalina Luis Bernardo Nava Guerrero, quien ha apostado por el "arrastre" (léase acarreo) de personas para hacer creer que sus eventos son apoyados por gran número de posibles votantes.
Sin embargo, el "logo" partidista, pesa, o ayuda, en su defecto. En el caso del PRI, está comprobado que más que ayudar, se ha convertido en un lastre, y si a eso agregamos que sus publicistas institucionales, como Paul Ospital y Juan José Ruiz, entre otros, no manejan los conceptos adecuados para revertir la muy complicada situación a la que se enfrentan en el proceso electoral actual.
El el caso del aludido Bernardo Nava, reviste una candidatura bastante endeble. A su favor, cuenta, entre los positivos, que sus adversarios son bastante endebles, principalmente el del PRI, Francisco Pérez Rojas, quien, a pesar de manejarse bien en los debates, no atina a encajar entre la ciudadanía.
Caso contrario sucede con Adolfo Ríos, candidato con nulas tablas en la política (y en la academia), ha permeado entre los votantes y se ha vuelto la piedra en el zapatdo del candidato oficial, el mismo Nava, quien ha encomendado a sus compinches de Convergencia Querrétaro, por medio de su candidato, Iván Nieto, golpetear al "Arquero de Cristo" ante la amenaza que éste representa para al abanderado 'blanquiazul.
La elección en la capital queretana parece que terminará más cerrada de lo esperado y esto, tiene muy, pero muy nerviosos a los a la plana mayor de Gobierno del Estado. 
La moneda está echada y sólo falta el más mínimo error para que algunos de los protagonistas de esta reyerta (más que campaña) pierda el rumbo y con ello... la elección.

No hay comentarios.: