canalabierto@hotmail.com

jueves, junio 05, 2014

ACOSO ESCOLAR EN QUERÉTARO






Niñas queretanas obligan a dos compañeras a comer excremento; responsabilizan a profesor
Jueves 05 de Junio/2014



Dos alumnas de tercer grado de la escuela primaria Benito Juárez, en la comunidad de San Pablo, municipio de Tolimán, fueron obligadas por dos compañeras a comer excremento, mocos, tierra y lápiz labial, denunció Elvia Bocanegra Martínez, madre de una de las menores afectadas y tía de la otra.
Aseguró que el maestro Martín de Santiago se encontraba en el salón cuando ocurrió la agresión, pero no hizo nada. También lo acusó de intentar sobornarlas a ella y a su hermana para que no denunciaran, sin embargo, presentaron una queja ante la Unidad de Servicios para la Educación Básica en el estado de Querétaro (Usebeq).
La dependencia resolvió cambiar de salón a las alumnas de nueve años para el ciclo escolar 2014-2015 y alegó que no puede expulsar a las agresoras porque no hay ley que les pueda hacer algo a las niñas, y tampoco sancionar a Martín de Santiago.
Elvia Bocanegra explicó que las agresiones se iniciaron en agosto pasado, al inicio del ciclo escolar 2013-2014, pero las pequeñas no lo revelaron porque las agresoras las amenazaban con hacerles daño a ellas y a sus padres.
El 22 de mayo, agregó, su hija confesó que dos compañeras la jalaron del cabello, la hicieron doblarse hacía atrás, le taparon los ojos y le introdujeron en la boca excremento, mocos y tierra.
Elvia Bocanegra acudió a la dirección y la encargada, a quien solo identificó como Alma Olga, le dijo que hablarían al respecto a la semana siguiente.
Llevó a su hija al hospital, donde le sugirieron que acudiera al Ministerio Público a denunciar la agresión y a que le dieran una orden para realizarle estudios clínicos.
Sin embargo, en la agencia le indicaron que sólo podían citar a los padres de las agresoras para buscar conciliación, pues no había delito. La mujer llevó a su hija con un médico particular, quien le realizó estudios y recomendó que la menor reciba atención sicológica.
Luego supo que a principios de mayo su sobrina fue atacada por las mismas niñas, que, además de excremento y mocos, la obligaron a comer lápiz labial, lo que le provocó vómito.
Relató que desde el 22 de mayo su hija no iba a la escuela por miedo y este miércoles se presentó a clases, pero la encargada de la dirección condicionó su ingreso a que muestre el comprobante de que recibe atención sicológica para justificar las faltas o de lo contrario perderá el ciclo escolar.

No hay comentarios.: