canalabierto@hotmail.com

jueves, octubre 19, 2017

TODO ES CULPA DE LOS CHILANGOS


Para el presente escrito, es pertinente mencionar que soy oriundo y radicado en el estado de Querétaro; más precisamente, en su capital. Declaro no conocer a fondo cada uno de sus municipios; sin embargo, la fortuna de haber nacido aquí, aunado a las gratas (y no tan gratas) experiencias vividas en este lugar, me hacen apto para opinar en defensa de los miles de queretanos que no opinamos igual a otros tantos coterráneos en un tema referente al éxodo de mexicanos provenientes de otros estados, más puntualmente, de la Ciudad de México.
Aun cuando no es reciente el tema en cuestión, sí se ha radicalizado en los últimos días. A raíz del sismo devastador del año 1985 en la CDMX, miles de capitalinos optaron por emigrar a otros estados y, siendo que Querétaro uno de las entidades  relativamente más cercanas a la Ciudad de México, muchos llamados peryotarivamente "chilangos" optaron por avecindarse en este lugar.
Con el desastre coincidente 32 años después nuevamente en la capital del país, mucho se ha mencionado que nuevamente llegarían centenares de capitalinos al estado de Querétaro en los próximos años, lo cual, ha generado un álgido debate en cuanto a qué opinan los queretanos al respecto. Muchos de los cuales se han expresado no sólo con un rotundo no, sino, incluso, han desatado campañas de un enconado desprecio hacia esta medida, tal como se muestra en la imagen proyectada abajo.
Como en un inicio mencionaba, esto no es nuevo. Hace aproximadamente dos meses, me transportaba en bicicleta a tempranas horas del día. Al hacer un alto (semáforo en rojo) cercano al Centro de la ciudad, se me acercó un masculino (como dirían los policías) de entre 25 y 30 años de edad. Me preguntó que si yo era 'chilango", a lo cual  respondí por qué. Al momento, el tipo comenzó a agredirme verbalmente, diciéndome que yo era "chilango" y que quería 'darse un tiro' con uno de ellos.
El sujeto corría cada que me bajaba de la bici; sin embargo, más que el coraje, el sentimiento fue de pena, al confirmar el odio concentrado y sin fundamento que muchos de los queretanos sienten hacia los provenientes de la Ciudad de México.
Esto deviene de una profunda ignorancia y falta de personalidad de muchos queretanos que, incluso, desconocen que ya eligieron a un gobernador 'chilango'; que muchas de las empresas de las que son empleados, son de procedencia 'chilanga'; que los nacidos en la Ciudad de México también son mexicanos.
Es increíble, cómo nos quejamos de las actitudes xenofóbica del presidente estadounidense Donald Trump, y aquí, nos manifestamos de igual manera no sólo con nuestros paisanos, sino que igual lo hacemos con los hermanos centroamericanos.
Es verdad que hay mucha gente maleada procedente de la capital del país; sin embargo, no es privativo tal actitud de dicha ciudad cosmopolita. También aquí, abunda la gente nefasta, carente de valores, cretina, que causa desmanes y ocasiona trastornos sociales.
Los queretanos no somos el estandarte de la civilidad como muchos erróneamente piensan. Somos una sociedad pluricultural en la cual muchos se han dejado dominar por el discurso barato gubernamental que "aquí no pasa nada", y cuando pasa, son gente de "fuera", como si atender delitos causados por "foráneos" no fuera responsabilidad del Estado.
Ojalá y seamos un poco más reflexivos sobre este tema y cambiemos esta desagradable actitud que sólo nos proyecta como un estado intolerante y con muy poco criterio... Ojalá. 

No hay comentarios.: