canalabierto@hotmail.com

viernes, abril 03, 2020

LA OTRA PANDEMIA

Los pronósticos respecto a la pandemia denominada CoronaVirus (COVID-19), se han cumplido e, incluso, han sido rebasados en algunos países, tales como España, Italia, Estados Unidos de Norteamérica, y, dramáticamente, en Ecuador.
Decenas de miles de personas han resultado contagiadas con este mortífero virus, resultando con ello que, el sistema de salud de países centrales haya colapsado, y otros tantos, como el caso de México, actuando tardía e irresponsablemente, aún no tengan una estrategia clara de cómo combatir esta pandemia que aún está lejos de alcanzar su pico más alto.
Esto ha traído como consecuencia la parálisis financiera: cierre de negocios y empresas de toda índole, acarreando un terrible desempleo en países donde se ha dado con mayor intensidad este fenómeno pandémico.
Por ejemplo, en Estados Unidos, se han registrado en tan sólo dos semanas la pérdida de 10 millones de empleos, una cifra récord, lo cual ha obligado que más de 6.6 millones de estadounidenses soliciten la petición de ayuda por desempleo. (Fuente)
España, es otro de los casos emblemáticos en cuanto a la pérdida de empleo a causa de la emergencia sanitaria: la Seguridad Social registra una pérdida de 833,979 afiliados al cierre de marzo (Fuente), siendo uno de los países con el mayor número de contagios y de muertes, 117,710 y 10,935, respectivamente, datos actualizados al 3 de abril, 17:30, hora peninsular española. (Fuente)
En México, con datos al 2 de abril, se tiene que: hay 1510 casos positivos, 4,653 sospechosos y 50 defunciones. Puntualmente en Querétaro, se tiene un registro de 32 casos positivos, 67 sospechosos y una defunción. (Fuente) 
Nota: al momento de la redacción de la columna se registraba solo un fallecido, a las 10:00 del 3 de abril, autoridades de salud en el estado, informaron de una segunda defunción
Pareciera que no es una situación alarmante para el caso de México por el número de contagios y defunciones (que sin duda aumentarán); sin embargo, al declararse una Emergencia Sanitaria (nacional), el sector comercio ha sido uno de los más afectados, al tener que cerrar sus establecimientos por ser espacios de concentración, medida que afectará sobremanera al pequeño y mediano empresario, y claro, a sus trabajadores, pues muchos de los dueños de estos negocios, se han visto imposibilitados a seguir pagando el salario de sus empleados y en la necesidad de prescindir de sus servicios, recordemos que este sector es el que mayor número de empleos genera en el país, con 18.7%, por arriba de la Industria de la Transformación, Agricultura y Construcción.
A esto habría que agregarle que, la baja de empleos en Estados Unidos de Norteamérica, a quien más ha golpeado es a los connacionales que laboran en dicho país, ocasionando con ello una sensible baja en el envío de remesas, estimando casi un 17% menos para este año, respecto al 2019.
De por sí, pésimas decisiones en materia económica ya se venían tomando en el actual gobierno mexicano, al grado que, el FMI bajó sus estimaciones de crecimiento 0.3% y estima un crecimiento de 1% para este año. (Fuente) Con esto, se agudiza la situación y se vislumbra muy complicado el panorama no sólo para los próximos meses, sino, incluso, en los próximos años, donde especialistas manifiestan que dicha recuperación podría tardar hasta una década.
Difícilmente el ciudadano de a pie podrá tomar partida en cuanto a las medidas que deben adoptarse para acelerar la recuperación del país en todos sentidos, pero sí puede y debe intervenir el sector empresarial, dejarle la bandeja completa al gobierno federal, sería darse un tiro al pie que podría generar daños incalculables y a la larga... muy difícil de subsanar...


No hay comentarios.: