canalabierto@hotmail.com

sábado, marzo 27, 2010

MENSAJE

México, D.F., a 26 de marzo de 2010.

COMUNICADO DE PRENSA




La disidencia cubana debe hablar al mundo con la verdad

y no sólo con dramatismos: Aquiles Córdova Morán

 
La libre manifestación de las ideas es un derecho civil que debe defenderse y practicarse sin restricción, sin embargo, en casos como el de los disidentes cubanos cuyas movilizaciones han sido noticia a nivel internacional, es obligatorio hablarle al mundo con verdad, “demostrar, sin sombra de duda, que se trata realmente de presos de conciencia y no de conspiradores agazapados detrás de esa noble bandera”.
Así lo señaló, Aquiles Córdova Morán, líder nacional del Movimiento Antorchista, quien dedicó su artículo semanal al tema de la disidencia cubana en cuyo caso, dice, “los enemigos de Cuba están aprovechando bien el silencio, el desconcierto (y hasta el oportunismo político de algunos) de sus amigos, para darse vuelo acusando y condenando al gobierno y a los hermanos Fidel y Raúl Castro.
En el texto que circula a nivel nacional, el dirigente social reconoce el derecho irrestricto que tiene la disidencia cubana a disentir y a manifestar libremente sus opiniones y “a estar en contra del sistema social y económico de su patria y a combatirlo como lo juzguen conveniente”.
No obstante, advierte, que aunque la campaña anticubana está sustentada en la demanda de la libertad de los llamados presos políticos, hasta ahora nadie, ni siquiera los propios huelguistas, “ha presentado un alegato serio, con argumentos jurídicos fehacientes, para demostrar esta acusación”.

Así los detenidos, explica en el texto, fueron sometidos a proceso de acuerdo con el derecho cubano; tuvieron la posibilidad de defenderse y presentar pruebas y si finalmente se les condenó, “es porque no lograron demostrar su inocencia ni desvanecer los cargos de conspirar con extranjeros para derrocar al régimen socialista de su patria”.

Por consiguiente, el dirigente antorchista sentenció que todo el que afirme que son ‘presos de conciencia’, debe probarlo con los expedientes en la mano, y no simplemente afirmando que se trata de víctimas de la dictadura castrista.




Córdova Morán señala que son tres los elementos que proporcionan combustible y municiones a los más ‘rabiosos enemigos de la Revolución Cubana’, y de su líder histórico, el comandante Fidel Castro. Primero, el reciente fallecimiento del disidente Orlando Zapata, a causa de su huelga de hambre; las marchas públicas de protesta de las llamadas “mujeres de blanco”; y el ayuno de otro conocido disidente, Guillermo Fariñas, cuya vida, se dice, corre peligro por su prolongada abstinencia de alimentos y líquidos

Estos elementos han dado pie al escándalo mediático en el que califica como ‘único bastión del socialismo en América’.
A decir de los opositores al régimen castristas, en cuyas filas Córdova Morán ubica a medios informativos y personajes poderosos, el meollo del conflicto es la defensa de los derechos humanos y de las libertades individuales, severamente conculcados por el gobierno cubano.
Según las versiones periodísticas se afirma y se asegura que la lucha a muerte de Zapata, Fariñas y las “mujeres de blanco”, es por el derecho a la libre manifestación de las ideas y por la libertad de los presos políticos, es decir, “de cubanos libres de espíritu cuyo único delito es pensar de modo distinto al gobierno cubano y a sus incondicionales”.
Ante estos argumentos, nadie es su sano juicio, afirma Córdova Morán, puede descalificar esta actitud de la disidencia, “ciertamente admirable y valiente al jugarse la vida por un ideal”, ni estar a favor de la supresión de la libertad de opinión, de la libertad de disentir y de protestar públicamente según su conciencia.

Sin embargo, critica la actitud que muestran los ahora defensores de los derechos humanos, quienes nunca dieron la cara ante las invasiones armadas, masacres y saqueo de los recursos de los pueblos pobres y débiles por parte de los país más poderosos.
“Aquellos que han guardado un vergonzoso silencio ante hecatombes humanas como las de Irak, Afganistán, Palestina y Líbano”, quienes incluso se han hecho cómplices de crímenes al distorsionar la información o al silenciar lo peor de esa política.
Hoy, afirma, son los mismos que con todo descaro, “se visten con la blanca túnica de la pureza, la libertad y el humanismo, y alzan la voz y el índice flamígero exigiendo a Cuba respeto irrestricto a los derechos humanos.
En ese sentido, el dirigente de la organización social expresa su desagrado al ver cómo, “rabiosos enemigos de la protesta popular, a la que han satanizado y criminalizado de mil maneras, como el (periodista) Ciro Gómez Leyva, hoy se atragantan exigiendo respeto a la protesta pública de las “mujeres de blanco”.
En ese contexto explica que el Antorchismo Nacional que él dirige, se ha desarrollado gracias a un tenaz ejercicio de las libertades de opinión, de crítica y de protesta pública contra las injusticias del régimen.
“Somos, por eso, insobornables defensores de esas garantías, y lo hemos probado con hechos, arriesgando nuestra propia libertad e integridad física, y no con maromas verbales y travestismos políticos. Pero no estamos dispuestos a dejarnos manipular; no caeremos de rodillas, acrítica y oportunistamente, ante el chantaje sentimental de la claque anticubana”, sentencia.

No hay comentarios.: