canalabierto@hotmail.com

lunes, mayo 31, 2010

EL PASADO... HOY

Era un sábado que parecía transcurriría como otro cualquiera: apacible, con el poco tránsito que caracteriza a la ciudad a temprana hora en esos días que, para muchos, son de asueto, y para otros, el tan anhelado fin de semana que abre paso a un merecido descanso después de jornadas exhaustivas de trabajo.

De pronto, sonoros repiqueteos en el aire, comenzaron a escucharse diferente al sonido común del transitar de vehículos grandes y pequeños; era inevitable no voltear al cielo para tratar de identificar la procedencia del estruendoso ruido señalado.

Grandes máquinas se hicieron visibles debido a su cercanía con la tierra. Sin saber bien a bien de qué se trataba el sobrevuelo de dichos aparatos, pronto comenzaron a desaparecer en igual número al aterrizar sobre lo que queda de empastado del legendario Estadio Municipal.

Al instante recordé que la capital del estado sería la sede ese mismo sábado, del majestuoso evento que encumbraría a Emilio Gamboa Patrón, como nuevo dirigente de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares, CNOP, organización ésta, símbolo del corporativismo anexado al Partido Revolucionario Institucional.

De las naves, comenzaron a descender funcionarios priistas de todos los niveles y provenientes de gran parte del territorio mexicano. Los mismo se vio al gobernador mentiroso, Enrique Peña Nieto, que a la lideresa incongruente Beatriz Paredes Rangel, de discurso liberal y de actuar intolerante, por aquello de que apoya la penalización del aborto.

Pero también pasaron lista personajes tricolores de la entidad, como el exgobernador Enrique Burgos García y la exsenadora Silvia Hernández, por citar sólo algunos.

El escenario donde tuvo lugar esta oda a la soberbia y el dispendio, no podía ser otro que el auditorio Josefa Ortiz de Domínguez, símbolo del viejo-nuevo PRI del estado que fue revestido como en los mejores tiempos del priismo caciquil, acarreando centenares de asistentes para –casi- completar el marco perfecto de este montaje.

Hacen su entrada triunfal por el frente del teatro…digo, auditorio, el gobernador José Calzada, junto con el festejado, Emilio Gamboa Patrón, mismos que saludan a sus súbditos… quise decir, caravaneros, no… porristas, … perdón, compañeros de partido, sí, eso es.

Ya para entonces, los ocupantes de los lujosos helicópteros parqueados en el Estadio Municipal, habían subido a otras no menos lujosas camionetas que los condujeron al punto de reunión, y así entraron con guión en mano, seguidos de centenares de guaruras que hacían a la vez la labor maestros de ceremonia.

La función… (me lleva) elección, fue todo un éxito, sin lugar a dudas, centenares de acarreados… perdón, conscientes y voluntarios asistentes, comenzaron a deshacerse en porras a favor de uno y otro personaje, una pasarela que a todos dejó satisfechos e hizo olvidar por un momento el “pequeño” desliz que mantiene ojeroso al gobernador del Estado de México.

Por supuesto, la orquesta no estaría completa sin un elemento clave: los medios de comunicación. Muchos de ellos se acomodaron gustosos a ejecutar lo mejor posible la parte que les había sido asignada, no importando que apenas hace unos cuantos meses, tocarán para otra orquesta a la que hoy ni sus instrumentos le prestan.

El PRI ganará las 12 gubernaturas: Paredes. Señalaba a ocho columnas, uno de los medios escritos, si, efectivamente, el mismo que en su momento señaló que González Valle ganaría dos a uno.

Otro, con letras tamaño de fuente 72 –mínimo-, cabeceaba: Une Pepe al PRI. Y por el estilo siguieron las primeras planas.

La tarde fue de regocijo, de echar campanas al vuelo, de dictar envalentonados discursos, de un trabajo exhaustivo de los asesores de imagen, de recordar que las prácticas de corrupción a su más alto nivel, son susceptibles de regresar y no volverse a perder, en fin, agotadora como productiva la toma de posesión de Gamboa Patrón como dirigente de la CNOP, acto por cierto, que fue de relevancia minúscula, pues poco o nada  publicaron los medios en días posteriores sobre el ungimiento de este señor, así las cosas.

No hay comentarios.: