canalabierto@hotmail.com

lunes, mayo 17, 2010

EN MI OPINIÓN...

El rapto del que fue objeto el excandidato presidencial Diego Fernández de Cevallos, en esta entidad, evidencia lo que burdamente han tratado de ocultar las autoridades de todos los ordenes de gobierno; los altos niveles de inseguridad no son privativos de los estados del norte, también Querétaro se encuentra inmerso en esta dinámica que ya ha rebasado con mucho la capacidad de prevención y reacción de las corporaciones policíacas federales, estatales y municipales.

La movilización para encontrar a Fernández de Cevallos, ha sido impresionante, y en dicho actuar van implícitos dos objetivos velados: uno, dar a la brevedad con el paradero del polémico litigante, por cuestiones de la relación que pueda tener con Felipe Calderón y la clase política en general; y dos, que vislumbro como la principal, se le está buscando por tierra, mar y aire, porque la señal que este caso en particular manda a la población toda, es que la guerra se ha perdido.

La afectación, por supuesto, alcanza primeramente al gobierno calderonista; sin embargo, el gobierno del estado de Querétaro, tampoco sale bien librado, pues juraba y perjuraba que los queretanos “podían estar tranquilos” porque, según decían, “aquí no hay inseguridad”, un argumento mal calculado que se convirtió en una bomba y hoy les ha explotado en las manos, al grado que el gobernador José Calzada, ha suspendido su agenda para dar prioridad a ese grave asunto, y claro que lo amerita, independientemente del actuar del político desaparecido.

Preocupación e indignación es lo que nos debe causar éste y todos los casos similares; apenas el sábado pasado, según da a conocer el periódico Noticias en su edición de hoy, fue liberada -previo pago de un rescate- una joven que días antes secuestraron en San Juan del Río, lo cual nos indica que el levantamiento de Diego Fernández de Cevallos, no es un “caso aislado”, es una señal inequívoca de que el crimen organizado se encuentra operando en nuestro estado bajo una de sus múltiples variantes: el secuestro, aunque, en el caso del exlegislador panista, tal parece que no se trata de este delito, sino de una situación de índole diferente que hasta el momento no se ha dado a conocer por las autoridades correspondientes.

Sólo la demagogia o la incapacidad, pudieron llevar a que ciertos políticos pensaran que la entidad estuviera blindada de la delincuencia organizada, nada de eso, y, lamentablemente, no es la única forma en que este sector criminal está operando en Querétaro, es el narcotráfico el principal problema que deben enfrentar en conjunto los gobiernos federal, estatal y los municipales.

Querétaro, cuenta con una estructura de seguridad bastante frágil, con gente colocada en puntos clave que por más voluntad que pongan en su trabajo (cuando llega a suceder), no les alcanza para sustituir su carencia técnica que los lleva irremediablemente a desempeñarse de forma mediocre e insuficiente.

Que no se mal entienda el presente escrito. Todos debemos actuar como uno solo para enfrentar esta ola delictiva que ya mojó a nuestro estado, no obstante de qué partido provengan las personas que gobiernan el estado y sus municipios; pero tampoco, debemos dejar de exigirles a esas autoridades que dejen sus proyectos personales para tiempos mejores, el país entero se encuentra sumido en una depresión social y económica que no puede soslayar errores ni estrategias de posicionamiento pueriles basadas en políticas huecas y pregonadas como sociales.

Querétaro no “es mejor” ni “va en grande” como tampoco esta “cerca de ti” por decreto, son frases que se utilizan como una marca que identifica al gobierno en turno, mas no reflejan lo que en su diario andar le acontece al ciudadano común, el que tiene que sobrevivir con salarios raquíticos y pagar altísimos costos en su manutención, como el del transporte urbano, y no conforme con ello, soportar la inseguridad que cada vez se vuelve más agobiante, es una realidad que nos ha alcanzado y que callarla, en nada ayudará.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola, soy seguidor de tu blog, me gustan tus comentarios, ¿qué tan cierto o factible sería que a final de cuentas fuera una "estrategia más"?, una cortina de humo más, para aprobar ahora quien sabe que barbaridad... soy de la idea que el señor fernández ya paso a mejor vida, he escuchado muchas hipótesis y ahora empiezo a preguntarme si esta suposición es tan descabellada