canalabierto@hotmail.com

miércoles, mayo 30, 2012

CAMPAÑAS Y DEFINICIONES

En días recientes, Lía Limón, asambleísta del Distrito Federal, en rueda de prensa anunció su adhesión a la campaña de Enrique Peña Nieto; molesta por no obtener la candidatura a la delegación Miguel Hidalgo por el Partido Acción Nacional (PAN), decidió renunciar a este partido no sin antes tacharlo de estar comandado por una "pandilla de cuatreros".
También recientemente, el exdirigente nacional del PAN (y expulsado del mismo), Manuel Espino, decidió sumarse a la campaña del priista; si bien el par de personajes en cuestión no son de gran importancia para el partido en el poder, su actuar sí refleja parte de la descomposición que vive en sus adentros esta organización política.
Esto parecería sumarle adeptos al candidato mexiquense; sin embargo, no es del todo cierto. 
Hace tiempo, le comenté a un político (actualmente en campaña) la importancia que representa la percepción que se le pueda generar a la ciudadanía, parte del proceso de persuasión; le explicaba las etapas que debía seguir una campaña y que dentro de ella, la percepción era sumamente importante pues por sí sola es capaz de sumar simpatizantes aun sin buscarlos.
Le puse de ejemplo la campaña de José Calzada, si bien fue una de las mejores campañas que (como profesional) pude observar, existieron factores que le allanaron bastante el camino; por supuesto que uno de esos factores fue el pésimo manejo de su principal opositor, el panista Manuel González Valle; sin embargo, existió otro factor que fue la puntilla para que Calzada Rovirosa se levantara con el triunfo: la percepción.
Esta última se gestó cuando candidatos a diferentes cargos y de diferentes partidos decidieron "aventar el arpa" y unirse a José Calzada, esto le generó a la ciudadanía una percepción de liderazgo y fuerza favorable al priista, aun cuando el arrastre de los recién llegados no representaba prácticamente más que su sola persona; pero eso la gente no lo veía, la ciudadanía percibió que si se sumaban era porque veían al candidato tricolor encumbrado e hicieron suya la misma idea.
El caso de Manuel Espino y Lía Limón al sumarse a la campaña de Peña Nieto, no es igual, ¿por qué? en principio por ser una contienda a nivel nacional, donde se requeriría personajes de mucho mayor peso para generar la percepción de que al priista lo fortalecen las inclusiones de estos expanistas y eso, las tundas que está recibiendo Peña Nieto a nivel nacional y por las redes sociales por medio de las protestas simplemente, no lo permitirán, situación que no tuvo lugar localmente con la citada campaña de Calzada Rovirosa, donde no se dio esta dinámica de cuestionamiento.
Contrario a esto, el efecto que traerá el haber aceptado unir a los expanistas antes mencionados, será nocivo para el candidato del PRI. Hay un sector dentro del PAN que casi se acerca al fundamentalismo, y que al ver desmoronarse a su candidata, comienza a plantearse en su imaginario ya no el triunfo albiazul en la carrera presidencial, sino la derrota del PRI en la misma; qué quiere decir esto, que si captan que Josefina no tendrá ninguna oportunidad (como sin duda sucederá), guiarán su voto a favor del candidato que pueda impedir el triunfo de Peña Nieto.
Ayer, estuve leyendo y escuchando a varios analistas y el tono de los mismos, incluso de aquéllos que se erigían como defensores de Enrique Peña, ha cambiado sustancialmente, ya no hablan con la soberbia y seguridad como lo hacían antes, encuestas internacionales (Washington Post) muestran una caída impresionante del candidato priista y un crecimiento exponencial de López Obrador.
Me parece que a estas alturas ya podemos hablar de algunas definiciones; que Josefina ya no levantará, que Peña Nieto vive su peor momento y que AMLO se encuentra en un momento que si no se equivoca en sus estrategias, le dará alcance fácilmente al puntero y ganará la contienda.
Las redes sociales Pro-AMO, dan por hecho el triunfo del representante de las izquierdas, y se plantea que dicha victoria se de por el mayor margen posible para evitar todo viso de duda y anular la posibilidad de un nuevo fraude, así están las cosas en la arena política nacional.
Y ya que estamos en estos menesteres, les comunico que el próximo 18 de junio, estará en Querétaro Andrés Manuel López Obrador, en Plaza de Armas; pero ya les informaremos con mayor precisión sobre el evento, dejaremos constancia del apoyo que en Querétaro tiene Andrés Manuel López Obrador... 

No hay comentarios.: