canalabierto@hotmail.com

viernes, abril 11, 2014

ECONOMÍA Y DESARROLLO

Las LUCHAS MINERAS del siglo XXI
Trabajadores enero - febrero 2014

Algo de historia

Cono se sabe, las luchas de los mineros son remotas, quizá sean las más antiguas de los obreros en México. La Colonia registra protestas por los abusos patronales en varias épocas, pero destaca en 1776 que el dueño de las minas más ricas de la Nueva España, en Real del Monte, enfrentó la mayor protesta, cuya acción minera llamaron tumulto -paro de labores-. que después se conoció como huelga, logrando sus demandas. Pero ellos, igual que la mayoría de los trabajadores, también participaron en las luchas nacionales y políticas definitivas por el futuro de la nación.
Sobresaliente fue su lucha en la Independencia de 1810 a 1821, en las jornadas revolucionarias encabezadas por Hidalgo, en Dolores, San Miguel, Irapuato, Guanajuato, el Cerro de las Cruces y otras. Los mineros fueron decisivos para derrotar al ejército español en la Alhóndiga de Granaditas. Ellos manejaban la pólvora con igual destreza en las minas que en las luchas populares. El Pipila, contra lo que dice la historia oficial, era un minero enfermo y viejo, pero de enorme valor, que participó en la derrota del ejército español. En el siglo XIX siguieron las luchas gremiales al cambiar la minería, que dejó de ser casi exclusiva de oro y plata para pasar a la era de la explotación industrial también del cobre, carbón, hierro, zinc y otros, con la producción metalúrgica.
Sería con el advenimiento del capitalismo como sistema de explotación, a finales del siglo XIX, que el minero deja de ser un gremio aislado para convertirse en parte de la clase obrera, como los hermanos Flores Magón lo advierten políticamente en el programa del Partido Liberal Mexicano (PLM) de 1906: la clase obrera y los campesinos cambian su papel protagónico en la generación de riqueza, en la sociedad y en el destino político de la nación. No en vano el programa del PLM es precursor de la Constitución de 1917 y de las huelgas, la minera de Cananea de 1906 y la textil de Río Blanco en 1907, antecesora de la Revolución de 1910.
En 1911 y 1912 se forman los frentes mineros revolucionarios de Cananea y Rosita, a la vez que se creó el Sindicato Nacional de Mineros (1911); luego impulsan la creación de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROQ) en 1918, pero por la degradación de la central oficialista, se retiran para formar en 1934 el Sindicato Minero en Pachuca, e integrar el Comité Nacional de Defensa Petrolera de 1935 y la fundación de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en 1936.
Durante el cardenismo, el sindicato minero crece como nunca en el país, al igual que sus cooperativas en las zonas apartadas de la minería y mertalurgia. En Guanajuato topa con la reacción más beligerante que provoca la marcha de los mineros en 1936, que tuvo el apoyo del general Cárdenas. En cambio, la lucha de los mártires mineros de 1937 tuvo un patrón yanqui que usó a ex cristeros, convertidos en bandoleros, para asesinar a siete mineros en la carretera. Ello levantó una enorme protesta minera, después moriría extrañamente el yanqui "accidentado" en el fondo de la mina.
Uno de los grandes triunfos mineros fue la huelga de 1944, por aumento salarial y por fijar en una sola fecha la revisión de todos los contratos colectivos, duró 40 días y logró un gran avance. La ofensiva imperialista de Aserco y los medios siempre tan envilecidos contra la huelga fueron feroces, al grado de inflar en el presidente Ávila Camacho, pero la defensa del líder sindical Juan Manuel Elizondo fue a fondo, una de las mejores de la clase obrera propiamente antiimperialista.

Siglo XXI

Desde 2002, el Sindicato Minero se pronuncian contra la política oficial de topes salariales y establece una práctica de lucha que logra rebasar los topes salariales para el gremio; se opone al impuesto al salario y prestaciones, y a las reformas laborales neoliberales de Fox y Calderón. Con la CROC y la mayoría de sindicatos, intenta cambiar la dirección del Congreso del Trabajo, pero en 2005 y 2006, el gobierno de Fox abiertamente se opone al cambio y a la libertad sindical.

El estilo degradado y servil de gobernar del PAN

Como pocas veces se ha visto los gobiernos panistas hicieron burdamente suyas las posiciones patronales más regresivas contra los trabajadores, al grado de parecer el gobierno empleado del patrón. El caso de Fernando Gómez Mont ilustra todo: de ser abogado del Grupo México, apareció como Secretario de Gobernación -el segundo cargo de país-, y al dejar el cargo público volvió a ser empleado del Grupo México de Larrea. Pero lo más grotesco sin duda fue que el cargo de secretario del Trabajo lo ocupara un abogado, que al protestarlo declaró ignorar el derecho del trabajo que iba aplicar como el principal encargado de la nación.

Las luchas mineras de 2012 y 2013

Los 55 millones de dólares. El último año del gobierno de Calderón arrecieron las agresiones contra el Sindicato Minero. El 26 de octubre de 2012 la Junta Federal emitió un laudo que da conocer al sindicato el 1° de  marzo de 2013: se condena a pagar los famosos 55 millones  a casi 2 mil 600 obreros, la mayoría de ellos sin ser mineros, además de ser extemporáneas las demandas acumuladas y de repetir la misma acusación y argumentos de las demandas penales en contra de Gómez Urrutia.

Las tomas de nota

El gobierno de Calderón volvió a retirar ilegalmente la toma de nota a Napoleón Gómez Urrutia en mayo de 2008, lo que cuatro años después le fue devuelta, el 2 de mayo de 2012, por resolución de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), de enero a julio de 2012, había negado 29 tomas de nota de las secciones sindicales. La intención de Javier Lozano era negarlas todas, hasta estrangular al sindicato a fines de 2012, antes de concluir el gobierno. Pero al resolver la contradicción de tesis 30/2011 la SCJN a favor de la no intervención de la STPS, se vino a bajo el plan del gobierno de Calderón.

Revisiones salariales y contractuales

El Sindicato Minero ha tenido la costumbre de 2002 a 2014, en más de 76 secciones en todo el país, de revisar los contratos colectivos sin acudir a la STPS, sino conciliando directamente con los empresarios los aumentos salariales y contractuales por encima de los topes oficiales, con aumentos del 8% al salario y 6% u 8% en prestaciones anuales, así como bonos a cambio de las utilidades, lo que le ha creado fama y prestigio entre los trabajadores. La mayoría de los sindicatos han aceptado los topes salariales y en prestaciones.

Las huelgas de Cananea, Taxco y Sombrerete

Estos movimientos iniciaron el 31 de julio de 2007 por violaciones a las empresas de Grupo México a los contratos colectivos, y hace crisis en 2009, cuando la Junta Federal resuelve el caso de Cananea por consigna, en una audiencia de récord de 14 horas: desahoga todo juicio laboral y dicta laudo al instante; luego niegan los amparos al sindicato y la empresa logra que "por causas de fuerza mayor" declaren terminadas las relaciones de trabajo y despiden ilegalmente a i mil 200 mineros en huelga, con la resolución del 11 de julio de 2011.

Arneses y accesorios, de PKC

Los trabajadores de esta planta maquiladora de capital finlandés en Ciudad Acuña, casi 7 mil obreras y obreros, pidieron afiliarse al Sindicato Minero debido a que la CTM de Tereso Medina nada hace por los trabajadores, salvo cobrar cuotas y firmar lo que la empresa le pida. La CTM en cuatro años no se apareció hasta que llegó el Sindicato Minero a demandar la titularidad del  contrato colectivo el 3 de febrero de 2012, demanda que fue archivada por la Junta Federal porque el "Sindicato carece de radio de acción, es minero, no de autopartes, lo que contradice el derecho universal de libertad sindical.

Las secciones de Coahuila

No hay comentarios.: