canalabierto@hotmail.com

miércoles, octubre 01, 2014

HUMO BLANCO EN EL PAN

Se ha deshojado la margarita en el Partido Acción Nacional (PAN), gracias a la "dimisión temporal" de Gustavo Madero Muñoz que generó a su vez el ungimiento del queretano Ricardo Anaya Cortés como presidente de dicho organismo político, puede darse como un hecho que Francisco Domínguez Servién, será el próximo candidato al gobierno de Querétaro abanderando al blanquiazul. 
Una situación muy conveniente para el 'team azul', pues con este enroque, se han evitado un fuerte desgaste debido a las posiciones contrarias que manejan los dos candidatos en disputa y sus respectivos grupos, aunque siendo claros, sólo uno de ellos había expresado abiertamente su intención por contender, Francisco Domínguez, en el caso de Ricardo Anaya si bien no había negado su aspiración de ser el candidato del PAN, tampoco lo había expresado de forma clara y contundente.
Sin embargo, no con ello habrán de terminarse las pugnas internas que vive este partido ni menos aún, subsanará la evidente descomposición que vienen arrastrando a nivel nacional desde hace ya varios años, lo que ha derivado en la pérdida de importantes posiciones incluyendo -por su puesto-, la Presidencia de la República en el año 2012.
Otro de los beneficiados de este movimiento (no tan sorprendente), es el diputado federal Marcos Aguilar Vega, al cual también se le allana el camino en busca de la candidatura panista rumbo a la presidencia municipal capitalina, si bien no tenía gran oposición, si giraba en torno suyo la figura del "gambito de Marco"; un sacrificio para abrirle camino a Ricardo Anaya, lo cual ya no será necesario con Anaya Cortés fuera de la contienda. 
Igualmente, esta maniobra definirá la posicióna de los diversos partidos satélite que buscan afanosamente con quién aliarse, buscando con ello mantener a salvaguarda su pequeño coto económico y de poder. Entre éstos podemos encontrar a la franquicia Aguilera, llamado Movimiento Ciudadano, y al Partido de la Revolución Democrática (PRD), que ha perdido totalmente  su esencia y el próximo año ambas organizaciones se perfilan como posibles chaperones del PAN, con el cual avanzarán de la mano formando un "bloque multicolor" de ideas muy poco claras.
Sin duda una situación que debe poner en alerta roja a los tricolores queretanos, pues en tanto ellos fincan sus esperanzas en la figura de un personaje sin carisma, liderazgo y de capacidad bastante cuestionada como lo es Roberto Loyola, a los blanquiazules se les han alineado los planetas para ser conducidos por la fórmula más poderosa (no por ello capaz) que pudieron encontrar: Servién-Aguilar.


No hay comentarios.: