canalabierto@hotmail.com

jueves, diciembre 29, 2016

QUERÉTARO, INSEGURIDAD RAMPANTE

En Querétaro se cometen más delitos del fuero común que en Veracruz, Tamaulipas o Sinaloa


Autoridades locales ocultan datos

Por Mariana Chávez
Jueves 29 de Diciembre/2016
(ENLACE)


La tranquilidad y la seguridad son cosas del pasado en Querétaro: en los cuatro años recientes han ocurrido riñas entre familias y pandillas en las que se han usado bombas molotov y armas de fuego.
Otrora una de las entidades más apacibles del país, Querétaro se encuentra hoy en el sitio 17 entre los estados donde la población se siente más insegura, según un estudio del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) publicado en abril pasado.
Hace cuatro años Querétaro estaba entre las tres entidades más seguras del país, según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) del Inegi, que comprende de 2012 a 2016.
Al menos 35 mil 251 enfrentamientos entre pandillas, vecinos y familiares se documentaron en 2014, según la secretaría de seguridad pública del municipio capitalino de Querétaro. Este año el titular de la dependencia, Juan Luis Ferrusca Ortiz, se negó a proporcionar la información solicitada por La Jornada y tampoco aceptó una entrevista.
Apenas el pasado 13 de noviembre se enfrentaron un par de pandillas que se lanzaron bombas molotov en una vivienda de la colonia San Pedrito Peñuelas, delegación Epigmenio González. Dos personas murieron calcinadas y una recibió un machetazo en la cabeza.
La Fiscalía General del Estado, a cargo de Alejandro Echeverría Cornejo, identificó a tres presuntos responsables, pero no los ha detenido.
El pasado 27 de noviembre en la colonia Eduardo Loarca, delegación Félix Osores Sotomayor, pandillas rivales también se lanzaron bombas molotov y causaron daños a una vivienda y dos vehículos dañados. No hubo lesionados ni se informó de detenidos.
El 11 de diciembre ocurrió una pelea entre familias en la colonia Peñuelas, delegación Epigmenio González. Un sujeto murió y tres fueron heridos por disparos.
El secretario de Gobierno y ex procurador estatal, Juan Martín Granados Torres, dijo que estas familias tenían rencillas desde hacía largo tiempo, pero se molestó cuando se le preguntó si eran integrantes de bandas delictivas.
Cuatro pandillas en pugna
Raúl Ramos Rivera, José Herrera, Juan Vega y Fernando Maldonado, comerciantes del tianguis de San Pedrito Peñuelas (cerca de la colonia Peñuelas) e integrantes de la Unión San Pedrito Familiar dieron a conocer que los grupos delictivos Los Camellos, Cletos, Bananos Temos tienen atemorizados a los colonos. Además de pelear por territorio para la distribución de drogas y armas, asaltan a transeúntes, roban en viviendas y hay enfrentamientos familiares.
Los Camellos operan desde hace 35 años en San Pedrito Peñuelas. Una de las personas que murió calcinada en el incendio provocado por bombas molotov era una mujer de 58 años que formaba parte de esa banda, revelaron vecinos.
Las colonias Menchaca, San José El Alto y Las Margaritas, en la delegación Epigmenio González, así como La Loma, Cerrito Colorado y Loma Bonita, de las delegaciones Félix Osores y Santa Rosa Jáuregui, entre otras, también han sido escenario de enfrentamientos.
Los actos vandálicos y las riñas son cada vez más violentos, lo que es reflejo de una población molesta por múltiples factores, entre ellos los nulos resultados de las autoridades, consideró Omar Vielma Luna, coordinador del Centro de Investigaciones Jurídicas y Criminológicas de la Universidad Autónoma de Querétaro.
La violencia en Querétaro y en todo el país, expuso, es en parte resultado de una sociedad indolente donde no se reconoce al otro como semejante.
Con base en datos de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2015, indicó que los ciudadanos calificaron de manera desafortunada los servicios públicos, en particular la falta de energía eléctrica y el mal estado de las calles.
Los servicios de salud también dejan mucho que desear y son insuficientes; el acceso al empleo, la educación y cultura es limitado, mientras los impuestos son cada vez mayores, por lo cual los ciudadanos están totalmente enfadados.
A lo anterior, agregó, se suman las difíciles perspectivas para los jóvenes y la población en general. Los medios de comunicación “usan la violencia como entretenimiento; la desigualdad social aumenta; la desconfianza en las instituciones de procuración de justicia se suma a la impunidad y la corrupción, que a su vez abonan a la violencia.
Si sumamos todos estos elementos tenemos un caldo de cultivo brutal para expresiones de violencia exacerbadas e incontroladas. No obstante, no todo es culpa de la autoridad, pues hay corresponsabilidades.
Vielma Luna expuso que en el Querétaro, donde la inmigración crece a una tasa de 3.6 por ciento, atraída por su desarrollo económico, el reto es aplicar políticas de inclusión.
Precisó que en 2015 el estado tenía 2 millones 38 mil 372 habitantes, de los cuales 94 mil 336 provenían de otras entidades. Querétaro es la segunda entidad con mayor inmigración en el país, según el Inegi.
La zona metropolitana de Querétaro se sitúa en el sexto sitio nacional entre las de mayor percepción de inseguridad, por debajo de Cuernavaca, Morelos; Toluca, estado de México, Ciudad de México y Puebla, de acuerdo con la Envipe.
En abril de 2016 Querétaro ocupaba el lugar 17 entre las entidades consideradas por sus habitantes más inseguras, con una tasa de 62.1 por ciento.
Según la Envipe, las conductas delictivas y antisociales más frecuentes identificadas por la población alrededor de su vivienda son el consumo de alcohol y drogas en la calle, venta de estupefacientes, robos y pandillerismo violento.
Querétaro está en sexto lugar nacional en uso de armas de fuego en delitos, por debajo del estado de México, Ciudad de México, Oaxaca, Guerrero y Sinaloa.
Aparte de las riñas, hasta octubre pasado se habían denunciado 35 mil 169 delitos del fuero común, más que en Veracruz (34 mil 921), Tamaulipas (32 mil 306) y Sinaloa (18 mil 935), de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnps).
De esos delitos, 17 mil 185 fueron robos en distintas modalidades, y de ese total, 2 mil 519 se cometieron con violencia.
En cuanto al secuestro, se documentaron 19 en 2015, 11 más que en 2014, cuando sumaron ocho. Este año, de enero a octubre pasado, sumaron seis, según el Sesnps.

No hay comentarios.: