canalabierto@hotmail.com

domingo, mayo 03, 2015

NARCOTRÁFICO

La costosa Operación Jalisco
Si el 9 de marzo de 2012 Jalisco vivió una jornada de violencia inusitada con el sello del Cártel de Jalisco Nueva Gneración, liderado por Nemesio Ocegera Cervantes, El Mencho, las decenas de bloqueos del pasado viernes 1 en municipios jalisciences y otros tres estados del país muestran la furia de una organización criminal que no se intimida ante el gobierno de Enrique Peña Nieto. Ese abierto desafío hizo trastabillar a las instancias federal y estatal, que ni siquiera se atrevieron a mencionar el nombre del "grupo delincuencial" que puso en jaque sobre todo a Jalisco, a sus autoridades y a sus ciudadanos.

Por Felipe Cobián, Jorge Covarrubias, Alberto Osorio M. y Gloria Reza
Proceso 2009 / 3 DE MAYO DE 2015

GUADALAJARA, JAL.- La mañana del viernes 1 la entidad vivió una de las peores jornadas de violencia de os últimos años, más grave aún que la del 9 de marzo de 2012, cuando sicarios del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) bloquearon 16 vialidades tapatías e incendiaron vehículos en varios municipios.
Hace tres años fueron detenidos varios capos de la organización y los bloqueos permitieron a Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, romper el cerco y escapar. Pero el viernes 1 la violencia se desbordó.
Esas acciones se realizaron de manera simultánea antes de mediodía en 19 municipios y empezaron justo después de que se pusiera en marcha el Operativo Jalisco, cuyo propósito es garantizar la seguridad de la población de esta entidad y de Colima, según informó la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).
Las autoridades federales y estatales tardaron en reaccionar, y lo hicieron de manera confusa, lo que alimentó versiones en la prensa sobre la supuesta captura de El Mencho y su hijo Rubén Oseguera González, El Menchito o El Junior, de 23 años; algunos medios se refirieron incluso a la probable muerte de ambos capos. Hasta el cierre de esta edición no se había corroborado ninguna de las dos versiones.
Las llamas de los vehículos incendiados aún no se extinguían cuando el gobernador Aristóteles Sandoval hizo el recuento de daños en una conferencia de prensa: "Estamos en reunión con el Gabinete de Seguridad para activar el Operativo Jalisco para detener a los criminales", aunque no mencionó al CJNG.
De inmediato se aplicó al "código rojo" en la entidad para proteger a la población. La Zona Metropolitana de Guadalajara estaba desquiciada por la furia de la organización del Mencho, la de mayor intensidad registrada en los últimos años.
Horas más tarde, a las ocho de la noche del viernes 1, el comisionado Nacional de Seguridad Pública, Monte Alejandro Rubido García, explicó que al inicio de la Operación Jalisco y las reacciones del "grupo criminal" -tampoco mencionó su nombre- se tomaron las medidas necesarias con las autoridades locales para reforzar la seguridad en entidades colindantes con Jalisco.
Esa operación, en la que participan el Ejército, la Marina y la Procuraduría General de la República, así el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, además de costosa se inició semanas después de que El Mencho y su gente comenzaron a imponer su ley.

La entronización del capo

En pocos años, Nemesio Oseguera Cervantes cobró fama en México y Estados Unidos y hoy es considerado uno de os principales capos del narcottráfico en México.
Antiguo policía municipal de Cabo Corrientes -en la costa norte del estado, próximo a Puerto Vallarta-, El Mencho se transformó en uno de los principales dirigentes del CJNG, la organización que hoy trae en jaque a las autoridades federales y estatales, como lo mostró el pasado viernes 1 al instrumentar decenas de bloqueos e incendios en 19 municipios jaliscienses.
Durante meses se consideró al Mencho como el líder indiscutible de esa organización. Pero el 28 de febrero último, cuando un grupo de marinos capturó en Puerto Vallarta al empresario Abigael González Valencia, El Cuini, se supo que él era el verdadero padrino de el CJNG; incluso trascendió que ofreció 50 millones de pesos a sus captores para evitar ser videograbado.
Pese a que El Cuini está preso -o quizá por eso-, la organización criminal liderada por El Mencho y su hijo radicalizó sus acciones en las últimas semanas. A ella se le atribuyen los ataques del 19 de marzo contra los agentes de la Gendarmería Nacional en  la ciudad de Ocotlán, donde fallecieron cinco policías federales.
El CJNG también estuvo detrás de la emboscada del pasado 6 de abril en el tramo carretero de la vía libre Vallarta-Las Palmas-Mascota-Guadalajara, en la cual fueron asesinados 15 integrantes de la Fuerza Única Regional.
Hábil para huir de los cercos que le han tendido el Ej ército, la Marina y agentes federales, El Mencho -quien también se hace llamar Lorenzo Mendoza- tiene al menos cinco órdenes de aprehensión en el país. En los últimos años estuvo a punto de ser detenido por lo menos tres ocasiones.
Quien no tuvo suerte fue El Menchito, detenido a finales de enero de 2014. Permaneció 11 meses en prisión, pues el 26 de diciembre un juez federal ordenó su puesta en libertad por falta de pruebas y él abandonó el Penal Federal de Puente Grande.
Policías estatales comentan a los reporteros que El Mencho delegó el liderazgo de la organización al Menchito justo cuando éste recuperó su libertad.
Hoy, el CJNG tiene presencia sobre todo en Jalisco, Michoacán, Colima, Guanajuato, Guerrero y Veracruz, y se le considera el segundo cártel más poderoso de México.
Las autoridades mexicanas consideran que los integrantes de grupo de Los Cuinis, al que pertenece González Valencia, forman parte del CJNG (Proceso 2006). No obstante, la Drug Enforcement Administration (DEA) y otras agencias federales de Estados Unidos aseguran que esa organización es una mafia distinta, aunque suele trabajar de manera asociada con el cártel que hoy controla El Mencho.
Según esa información, obtenida por el corresponsal de este semanario en Washington, J. Jesús Esquivel, González Valencia logró superar en mucho al Cártel de Sinaloa en ganancias netas por el trasiego internacional de narcóticos en Europa y Asia.
Para la DEA, escribió Esquivel, Los Cuinis "son el cártel de México mejor conectado en el extranjero". Incluso se han asociada con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y hoy la organzación "es el  proveedor número uno de cocaína para México procedente de Colombia, Ecuador y Perú".
Uno de los funci9onarios consultados por el corresponsal comentó que Los Cuinis y el CJNG "son las principales organizaciones del tráfico de metanfetaminas en Canadá y Europa, los más grandes traficantes de precursores químicos de Asia y Europa hacia México y posiblemente los mejor posicionados para le tráfico a nivel mundial".

El Cuini y su lugarteniente

El 6 de marzo pasado, Raymundo Riva Palacio escribió en su columna Estrictamente Personal, publicada en el periódico El Financiero, que González Valencia "no es, como se creía, el operador financiero del CJNG, sino el jefe de la organización, donde el temido Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, es su lugarteniente".
Y añadió: González Valencia "llevaba ese cártel rumbo a convertirlo en  la principal organización criminal en México, por encima del Cártel del Pacífico que encabezan sus antiguos socios, y en la coyuntura que creo la desarticulación de Los Caballeros Templarios y la debilidad de Los Zetas. El Cuini, como lo apodan, se manejaba como los viejos barones de las drogas, con discreción absoluta"
De acuerdo con Riva Palacio, El Cuini se manejaba con perfil tan bajo. que no aparecía entre los capos importantes ni en la lista de los 122 objetivos prioritarios del gobierno federal.
Con respecto al Mencho, su oriundez es nebulosa. Uno de sus sobrinos, Manuel Cervantes González, El Diamante, detenido en Colima hace tres años, declaró que nació en Uruapan, Michoacán, aunque otras versiones dicen que es de Chila, en el mismo estado.
Durante años, El Mencho trabajó como policía municipal en Cabo Corrientes y Tomatlán. Luego se acercó al Cártel del Milenio, con el propósito de proteger a Armando Valencia Cornelio, El Maradona, quien fue detenido en 2003 en Tlajomulco de Zúñiga.
Tras la captura de los líderes del Cártel del Milenio, los hermanos Juan Carlos y Óscar Orlando Nava Valencia, El Lobo, el grupo se dividió en dos: La Resistencia y Los Torcidos, más conocido como CJNG. Este último se alió con el Cártel de Sinaloa, por lo que El Mencho comenzó a relacionarse con sus cabecillas: Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, Arturo Beltrán Leyva e Ignacio Coronel Villarreal. Asimismo, se acercaron a La Familia Michoacana (Proceso Jalisco 324).
El tercero en el mando del cártel de Sinaloa, Ignacio Coronel, fue abatido por el Ejército el 29 de julio de 2010 en su residencia de Colinas de San Javier, en Zapopan. Tras su muerte, que detonó la inestabilidad y violencia en Jalisco, el capo del Cártel de Milenio o de Los Valencia, Érick Valencia Salazar, y otros miembros de su agrupación, entre ellos El Mencho, formaron el CJNG, también conocido como Los Matazetas.
En 2011, el CJNG subió a internet videos sobre la ejecución de 35 zetas cuyos cuerpos fueron abandonados en Boca del Río, Veracruz.
De 2012 a la fecha, autoridades estatales y federales han detenido a menos integrantes del CJNG en comparación con otras organizaciones delictivas, lo que le permitió expandirse y consolidarse en varias entidades.
El 9 de marzo de ese año el Ejército capturó en Guadalajara a Valencia Salazar, El 85, y a su lugarteniente Otoniel Mendoza, Tony Montana. Las detenciones desataron una reacción inusitada en esta ciudad.
Los sicarios del CJNG bloquearon entonces 16 vialidades tapatías y en otros municipios de Jalisco quemaron 25 vehículos, entre autos particulares, autobuses y tráileres. El saldo fue de 4 muertos y 16 presuntos delincuentes detenidos. El Mencho logró escapar (Proceso 1845).
El 25 de agosto de 2012, El Mencho también estuvo a punto de ser capturado por militares; quedó herido, por lo que fue a atenderse al centro de Salud de El Grullo -"localidad de mucho agrado para el capo, donde le gusta hacer negocios"-. Esa vez el CJNG reaccionó como en marzo de ese año (Proceso 1870).

Contra Aristóteles

Jorge Aristóteles Sandoval llevaba nueve días como gobernador de Jalisco cuando su secretario de Turismo, Jesús Gallegos Álvarez, fue acribillado por integrantes del CJNG.
Uno de os autores materiales de la ejecución, Jonathan García, John Perro, declaró ante la Fiscalía General del Estado de Jalisco que Gallegos se había pasado el bando enemigo y lavaba dinero para Los Caballeros Templarios.
Por lo que atañe al fiscal general Nájera Gutiérrez de Velasco, se le ha relacionado con el CJNG desde que estuvo al frente de la Secretaría de Seguridad durante el gobierno de panista Emilio González Márques. El 28 de enero de 2011, por ejemplo, aparecieron varias mantas firmadas por La Resistencia y MFG (grupo integrado por La Familia Michoacana y el Cártel del Golfo), en las que exigían al mandatario estatal "poner orden en la Secretaría de Seguridad", ya que sus mandos presuntamente protegían al CJNG.
Al día siguiente, Nájera minimizó el contenido de las narcomantas. Declaró que los grupos criminales querían seguir con sus actividades delincuenciales sin ser molestados.
Semanas más tarde, el 4 de febrero, La Resistencias colocó otras narcomantas en las cuales se lanzó de nuevo contra Nájera y otro jefe policiaco: Alejandro Solorio Aréchira, actual comisionado de Seguridad Pública.
A CJNG se atribuyen crímenes de policías y de políticos jaliscienses, entre ellos Gabriel Gómez Michel, diputado federal por el distrito 18, y su ayudante Heriberto Núez Ramos, quienes fueron levantados y asesinados el 22 de septiembre de 2014.
El distrito 18 comprende 19 municipios y su sede está en Autlán, hiasta Ameca y Villa Corona, en la central región Valles; al sur hasta Cihuatlán, colindante con el puerto de Manzanillo, y hacia el oriente hasta Tuxcacuesco y Tonaya, en la región de Amula. Ese territorio, admiten las autoridades, lo controla la gente del Mencho.
Precisamente en el poblado de Amacuautitlán, municipio de Tonaya, Oseguera Cervantes logró evadir el cerco policiaco en el que murieron varios agentes federales.
La violencia se recrudeció en las últimas semanas. El 19 de marzo, el CJNG emboscó en Ocotlán a la Gendarmería y causó la muerte a 11 efectivos. Elementos de seguridad estatales creen que esa agresión fue una pantalla utilizada por sicarios de la organización criminal para permitir que huyera El Mancho (Proceso 2004).
Ese día corrió un fuerte rumor de que se realizaba una reunión del CJNG en una casa de seguridad en la calle Oxnard, colonia Mascota, a ocho calles del primer cuadro de la cabecera municipal, según los testimonios recogidos por este semanario.
El pasado 6 de abril un convoy de la Fuerza Única de Jalisco fue emboscado por presuntos sicarios del CJNG en el tramo de la carretera Mascota-Las Palmas, cerca del crucero de Soyotán, donde cayeron 15 policías (Proceso 2006).
Cuatro días después, en la red social de Whatsapp comenzó a circular un mensaje según el cual "se recibió información de inteligencia (de que) integrantes del CJNG se encuentran en las inmediaciones de Guadalajara, sin saber el número exacto de personas pero que son varios grupos de sicarios, lo anterior ya que están preparando un ataque al área de Zapopan o Zapotlanejo en contra de autoridades ya sean estatales o federales, presuntamente el ataque sería el día de hoy viernes 10 de abril o mañana 11 de abril."
Asimismo, se informó que en las plazas del CJNG "solamente dejaron a guardias, un grupo de halcones y un grupo de punteros en las entradas, esto ya que disminuyeron el número de personal armado para poder enviar más gente a Guadalajara".
El 11 de abril, las autoridades declararon que se trataba de rumores. Ese mismo día, en mensajes de Whatsapp y otras redes sociales agentes estatales que optaron por el anonimato manifestaron su inconformidad con sus superiores y hablaron de un "pacto roto entre gobierno y delincuentes", aunque no hacen señalamientos directos contra el gobernador Aristóteles Sandoval, ni contra el fiscal Nájera.
El 16 de abril el cártel colocó varias mantas en la zona metropolitana con el siguiente mensaje: "Con mucho respeto hacia la ciudadanía somos el CJNG, queremos que sepan que el problema no es con ustedes, estamos para apoyarlos y apoyar a los empresarios, de ratas y secuestradores, como son los Zetas, Los Caballeros Templarios y las autoridades abusivas y rateros. Defenderemos a Jalisco y otros estados, como hasta ahorita, aunque tengamos que derramar sangre de los nuestros (Proceso Jalisco 545).

Viernes de fuego

Al menos siete muertos, 19 heridos, otros tantos detenidos y numerosos vehículos, gasolineras, bancos y negocios incendiados, así como el ataque a un helicóptero, marcaron la jornada negra de este viernes 1 en Jalisco.
Al caos propio de los narcobloqueos y al pánico de la población jaliscience se sumaron la opacidad y la desinformación de las autoridades en torno a una operación federal a todas luces mal planeada, que provocó una respuesta brutal del crimen organizado.
Las versiones de los gobiernos estatal y federal, ofrecidas por separado, en ningún momento mencionan cuál organización criminal fue la autora de este viernes negro, que demostró un enorme poder de fuego.
Este viernes 1 marcó el inicio del Operativo Jalisco, pero la escasa o nula información de las autoridades alimentó todo tipo de rumores acerca del móvil de las agresiones, el más insistente de los cuales hablaba de la presunta captura (o incluso muerte) de El Mencho, El Menchito y otros líderes del Cártel Jalisco Nueva Generación.
Los narcobloqueos tuvieron lugar en avenidas y carreteras de 32 municipios de Jalisco, pero se extendieron también a los vecinos estados de Colima, Guanajuato y Michoacán, la principal zona de influencia de ese "grupo delincuencial", como lo llamaron en todo momento, cada uno por su lado, Monte Alejandro Rubio García, comisionado nacional de Seguridad Pública, y el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval, en sendas conferencias de prensa el mismo viernes 1.
Este día las autoridades federales arrancaron la Operación Jalisco, con la participación de la Secretaría de la Defensa Nacional, la Policía Federal, la Procuraduría General de la República y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional El objetivo: "garantizar la seguridad de la ciudadanía y reducir los índices delictivos" en Jalisco y Colima, donde en las últimas semanas ha habido frecuentes ataques a fuerzas estatales y federales de parte del CJNG.
La Operación Jalisco presuntamente desató la reacción del crimen organizado y exhibió la reacción tardía y descoordinada del gobierno estatal ante las acciones de cientos de sujetos que por toda la entidad paralizaron calles, avenidas y carreteras y prendieron fuego lo mismo a vehículos particulares y de carga que autobuses de pasajeros y de servicio urbano, precisamente cuando iniciaba el éxodo de vacacionistas por el puente del Día del Trabajo.

Versiones encontradas

Pese a que el presidente Enrique Peña Nieto había encomendado al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, informar sobre los narcobloqueos, el funcionario no apareció; en su lugar estuvo el comisionado nacional de seguridad, Monte Alejandro Rubio.
En conferencia de prensa ofrecida a las 20:00 horas del viernes 1 en la Ciudad de México, Rubido García dijo que como parte de la Operación Jalisco y de las acciones anunciadas por el Presidente Enrique Peña Nieto el pasado 27 de noviembre -cuando reconoció que Jalisco estaba dentro de las cuatro entidades que deberían ser atendidas prioritariamente para el combate al crimen organizado-, se llevó a cabo un recorrido de supervisión.
Dijo el funcionario: "El día de hoy, alrededor de las siete de la mañana, fuerzas federales que realizaban un reconocimiento aéreo ubicaron un convoy de vehículos en el que presuntamente se trasladaban integrantes de un grupo delictivo que opera en la entidad".
Agregó: "Al verse detectados por las fuerzas federales sobre la ruta Casimiro Casillo-Villa Purificación (a unos 240 kilómetros de esta capital), los criminales abrieron fuego en contra de la aeronave en la que viajaban 18 elementos, once de ellos militares, dos policías federales y cinco miembros de la tripulación, impactando el rotor de la misma (aeronave), situación que obligó al helicóptero a iniciar un descenso de emergencia".
Señaló que en dicho incidente perdieron la vida tres miembros del Ejército, otros dos resultaron heridos y tres más "se encuentran desaparecidos", pero no explicó cómo ni dónde desaparecieron estos militares que supuestamente viajaban en el helicóptero.
Mencionó que a lo largo del día murieron al menos tres militares y tres sicarios, 12 agentes federales resultaron heridos y 19 delincuentes detenidos. No se reveló el nombre de ninguno de ellos.
Por su parte, Aristóteles Sandoval Díaz había dicho poco antes que en la agresión ocurrida en la región costera, entre Casimiro Carrillo y Villa Purificación, habían fallecido cinco personas.
Algunos de los lugares de los ataques fueron ubicados en municipios y rutas por donde, según fuentes policiacas locales, transita con regularidad El Mencho, lo cual hizo crecer el rumor de que el capo había caído.
Los narcobloqueos se extendieron de Jalisco a la capital de Colima y de ahí hasta el puerto de Manzanillo, punto de entrada de sustancias e insumos básicos para la elaboración de metanfetaminas, principal negocio del CJNG.
En Michoacán ocurrieron en los municipios de Briseñas y Vista Hermosa. Guanajuato también se vio afectado. En estas tres entidades hubo alrededor de una decena de narcobloqueos.

Código rojo

El "grupo delincuencial" cuyo nombre no fue nombrado por Sandoval ni por Rubido mostró su gran capacidad de organización y su poder de fuego para desafiar a soldados y policías con los narcobloqueos -39 según las autoridades, 50 según recuentos hechos a partir de diversas fuentes- y mostrarse como uno de los cárteles más poderosos del país.
La quema de vehículos en calles de la zona metropolitana de Guadalajará comenzó poco antes de las 10:00 y concluyó cerca de las 13:00, cuando finalmente las unidades carbonizadas empezaron a ser retiradas. Pero en varias carreteras, sobre todo la Sayula-San Gabriel y la Ciudad Guzmán-Autlán, después de las 18:00 horas seguían incendiándose autos, camiones y tractores.
Una vez iniciados los bloqueos con quema de vehículos, el gobierno estatal aplicó el Código Rojo; Protección Civil de Jalisco invitó a los ciudadanos a mantenerse fuera de las calles y pidió a las estaciones de gasolina extremar precauciones. En Puerto Vallarta, durante varias horas se suspendió totalmente la venta de combustibles.
Ante el clima de caos, en consulado general de Estados Unidos en Guadalajara instó a sus empleados a permanecer en sus casas; la legación diplomática suspendió sus actividades por ser día feriado.
Varios candidatos de distintos partidos políticos suspendieron sus actividades proselitistas, debido a los mismos problemas y falta de garantías.
Después de la conferencia de prensa de Rubido García, el presidente Peña Nieto escribió en su cuenta de Twitter: "El grupo delincuencial responsable de los hechos de hoy será desarticulado, como ocurre con las demás organizaciones del crimen organizado". En un segundo mensaje publicó: "Los jaliscienses seguirán contando con el respaldo absoluto del @GobRep para recuperar la tranquilidad en su vida cotidiana".

No hay comentarios.: