canalabierto@hotmail.com

domingo, septiembre 27, 2015

MEDIOS

Cuando el micrófono tiene precio

El pleito inmobiliario entre María Asunción Aramburuzabala y la familia del conductor estelar de Televisa cimbra desde hace varios días las estructuras del consorcio, al punto de que cada vez son más fuertes las versiones sobre la eventual salida de Joaquín López Dórida de la televisora aliada del gobierno de Enrique Peña Nieto. El litigio, en el que la poderosa empresaria ya lleva la delantera, puso al descubierto las "presiones" e intentos de "extorsión" que según ella han ejercido en su contra los esposos López Dóriga. Quedan aquí documentados los "negocios" del conductor ha hecho al amparo del gobierno y los micrófonos de radio y televisión.

Por Jenaro Villamil
Proceso 2030 / 27 de Septiembre de 2015

La batalla en tribunales entre la empresaria María Asunción Aramburuzabala, propietaria de la inmobiliaria Avilia, y los esposos Teresa Adriana Pérez Romo y Joaquín López Dóriga apenas inicia...
El litigio ha destapado el modus oparandi de la extorsión del conductor estelar de Televisa y Radio Fórmula, cuya riqueza a partir del uso de poder de su micrófono incluye la propiedad de al menos seis departamentos de lujo en el Club de Golf Bosques, siete en la colonia Polanco, su lujoso yate valuado en 40 millones de pesos, una suite en residencial Villa Alejandra de Acapulco, más millonarios ingresos a través de dos empresas, Akron y Ancla, que han recibido más de 237 millones en contratos por menciones, campañas y entrevistas de dependencias federales entre 2001 y 2015.
La revelación de un presunto intento de extorsión por más de 5 millones de dólares por parte del matrimonio López Dórida destacó lo que entre políticos y empresarios era conocido desde hace más de una década: el Teacher de Televisa presiona de esa manera a quienes no aceptan sus condiciones e intereses.
Los rumores sobre su salida de Televisa, suscitado a raíz del pleito jurídico con Aramburuzavala, arreciaron en los últimos días. Fuentes de la empresa confirmaron a Proceso que el 30 de septiembre se pretendía relevar al conductor de El Noticiero de Canal 2, pero la posibilidad se frenó para no vincular el hecho al litigio inmobiliario con la heredera del emporio de la Cervecería Modelo y exsocia de Televisa.
El propio López Dóriga, en su columna de Milenio Diario, acusó el golpe de los rumores. El viernes 25 de septiembre, bajo su seudónimo Florestán, apostilló: "Los hay que en su miseria humana andan por la vida repartiendo falsos certificados de defunción.
Los rumores en Televisa se incrementaron a raíz de que el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) de Distrito Federal resolvió a favor de Aramburuzabala en el juicio de lesividad sobre la construcción del desarrollo inmobiliario de la calle Rubén Dario 225, en una de las zonas de mayor plusvalía en la colonia Polanco, al lado justamente del edificio Rubén Dario 223, donde los López Dóriga son propietarios de un departamento de 552 metros cuadrados y un valor de 5 millones de dólares, según los datos del Registro Público de la Propiedad.
El jueves 24, la Consejería Jurídica del Gobierno del Distrito Federal afirmó que "acatará el fallo" del TCA y, por lo tanto, se quitarán los sellos que mantenían clausurada la obra, la cual prevé la construcción de 122 departamentos de lujo.
Además de esta resolución a favor de la heredera del emporio de la Cervecería Modelo, están pendientes otros dos juicios de lesividad interpuestos por la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT), y otro más promovido por la esposa de López Dóriga y 10 vecinos más que piden la cancelación del proyecto. Ambos juicios serán resueltos por el mismo tribunal y, según Guillermo Buitano, director de Abilia, "los dos juicios pendientes deberían resolverse en el mismo sentido" en un plazo de u mes.
La batalla entre Aramburuzabala y López Dóriga no se agota en el litigio inmobiliario. Los abogados de la empresaria interpusieron otra averiguación previa por extorsión en contra de los "probables responsables" de pedir un pago de 5 millones de dólares, más 600 mil dólares de pagos de honorarios para el abogado Becerra Pocoroba y "la reconstrucción de aproximadamente la mitad de las banquetas de la colonia Polanco y sus luminarias", petición de vecinos que encabezan Gabriela Torres Ramírez y Adriana Pérez Romo López Dóriga, esposa del conductor de Televisa (Proceso 2026).
La empresaria dijo que no cederá y reiteró a Proceso que está dispuesta a mentener un litigio en tribunales contra López Dóriga por dos años más si es necesario, porque "se trata de una batalla contra le mal uso del poder y la corrupción de un conductor que al tener acceso a un medio lo usa para enriquecerese, para extorsionar".
A su vez, Buitano aclaró a Proceso que la extorsión es un delito que, "se persigue de oficio, es decir, que no nos podemos desistir, lo cual tampoco haríamos aunque fuera posible".

La venta de "menciones"

Este litigio es el primero que se ventila públicamente y pretende demostrar el modus operandi del conductor estelar de Televisa, quien ha hecho un millonario negocio con la transmisión de publicidad presentada como información periodística o noticiosa, algo prohibido desde septiembre de 2014 por la Suprema Corte de Justicia de la Nación a raíz de las reformas constitucionales en materia de libertad de expresión y derecho a la información.
A través de dos firmas, Astron y Akron, López Dóriga ha recibido al menos 237 millones de pesos de distintas dependencias federales desde 2001, en el gobierno de Vicente Fox, con la administración de Peña Nieto, según la suma de estos contratos, obtenidos a través del Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información Pública (INAI).
De 2005 a 2015, la compañía Astron Publicidad, cuya apoderada original es la esposa de López Dóriga, recibió 56 contratos de dependencias federales. El más generoso con el conductor ha sido el Instituto Mexicano del Seguro Social, que en los últimos siete años le pago a las empresas de López Dóriga 33 millones 352 mil 316 pesos.
Todos los contratos son por adjudicación directa y sus servicios son tan variados como los siguientes: por transmisión de spots, por transmisión de "comentarios de López Dóriga" en distintos noticiarios de Radio Fórmula (en los espacios de Eduardo Ruiz Healy, Óscar Mario Beteta y hasta de Ciro Gómez Leyva) y hasta por "asesoría, implantación y consultoría en informática".
La esposa de López Dóriga, Adriana Pérez Romo, aparece como accionista de la empresa Telecomportal, S.A. de C.V., creada el 16 de diciembre de 2005 con el objeto de compra, venta, importación, exportación, renta de "toda clase de bienes, herramientas, partes o refacciones relacionadas con sistemas de seguridad, comunicaciones, software, equipos de cómputo y mantenimiento industrial, ya sea por cuenta propia o a través de terceros, así como brindar asesoría en todo lo relacionado a este objeto", según el folio 344270 rel Registro Público de la Propiedad.
En otras palabras, Astron Publicidad, de López Dóriga, subcontrata de Telecomportal, de su esposa, o a otras empresas para los convenios firmados con dependencias federales como el IMSS o a la Secretaría de Salud que también incluyen los servicios de "asesoría en información".
El mismo INAI adjudicó de manera durecta a Astron Publicidad un contrato para "servicios de publicidad en  programas de televisión para la difusión de spots de la Semana Nacional de la Transparencia 2011 y campaña nacional del IFAI".
En el exceso, hasta el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), un organismo de escaso presupuesto, adjudicó directamente a Astron un contrato de un millón y medio de pesos por la difusión de spots publicitarios de sólo 30 segundos, en 2011. Y ya en el gobierno federal actual, el INEA contrató el 29 de septiembre de 2014 a la empresa de López Dóriga para la difusión de "menciones de radio de 30 segundos" por un millón 948 mil pesos.
Una de las dependencias más generosas con López Dóriga ha sido la Secretaría de Marina, que el 2 de marzo de 2014 firmó un contrato con Astron Publicidad por 7 millones 174 mil pesos para "un servicio de difusión de las campañas de la Secretaría de Marina a través de la radio en diferentes lugares de la República".
En 2013, durante el gobierno de Peña Nieto, López Dóriga creó otra empresa, además de Astron, llamada Ancla Comunicación, que ha recibido en total de 12 contratos con distintas dependencias federales, como la Secretaría del Trabajo, que le pagó 2 millones de pesos por la producción de 25 comentarios para la campaña "México sin Trabajo Infantil".
La Secretaría de Hacienda, encabezada por Luis Videgaray, ha sido generosa con Ankla. En 2014 le pagó 2 millones de pesos por "servicios de transmisión de mensajes en radio en sus diferentes formatos para difundir las campañas" de la dependencia, y en enero de 2015 firmó otro contrato por cinco millones para el mismo tipo de servicios por el mismo periodo (un año).
La suma total de los contratos de López Dóriga con las dependencias federales, disponibles a través de la consulta al INAI, desde 2001 al 2015 es de 237 millones 340 mil pesos. Tan sólo de 2013 y 2014 con el gobierno de Peña Nieto suman 39 millones 274 mil pesos, cifras que superan a los convenios firmados con otros medios electrónicos e impresos.
Paradójicamente, López Dóriga no es concesionario de ningún medio electrónico ni dueño de medio impreso alguno, pero sus dos empresas obtienen ingresos mucho más elevados que, incluso, Radio Fórmula, desde donde transmite sus "comentarios" y su noticiero vespertino.
Los altos ejecutivos de Televisa se han deslindado del asunto. Internamente han explicado que se trata "sólo de un asunto con Radio Fórmula", pero no pueden evitar la presión de que el conductor televisivo es su rostro más conocido y ahora con menor credibilidad en el área de noticiarios.

El negocio con los estados

Los contratos de Joaquín López Dóriga con las dependencias federales son los únicos que están accesibles a través del INAI, pero con los gobiernos de los estados, especialmente con gobernadores generosos con El Teacher, son prácticamente una caja negra.
Los muy pocos casos documentados de contratos, como el de Rafael Moreno Valle, quien le pagó a López Dóriga un millón 120 mil pesos por la transmisión de una entrevista en su noticiario radiofónico, en enero de 2013, en el marco de su segundo informe de gobierno.
Zeferino Torreblanca ha sido el único mandatario estatal que, el 16 de enero de 2013, publicó un desplegado en un medio nacional para reclamarle a López Dóriga comentarios negativos a su gobierno. En la parte medular de la carta, en entonces gobernador de Guerrero señaló:
"Nunca he tenido trato alguno ni siquiera he cruzado palabra con el señor López Dóriga y no quisiera pensar que una opinión emitida con tanta ligereza y dolo fuera producto de no tener una relación comercial con él, como ocurría en la administración pasada del estado de Guerrero, de las que percibía ingresos anuales hasta por cerca de seis millones de pesos."
La respuesta de López Dóriga fue escueta: "yo no lucro con la información", pero no desmintió ni aclaró si existían contratos por seis millones de pesos con el gobierno de René Juárez en Guerrero. Criticó a Torreblanca por pagar un "costoso" desplegado y recurrir a injurias e insultos. 
Cinco facturas de la Secretaría de Finanzas de Guerrero, a nombre de Astron Publicidad, de octubre 2003, y varios meses de 2004 son por un millón de pesos más 150 mil pesos de IVA (que son absorbidos por el erario guerrerense), cada una, por "la transmisión de comentarios de López-Dóriga" dentro de los distintos noticieros de Radio Fórmula (Eduardo Ruiz Healy y Óscar Mario Beteta).
Proceso tiene copia de un cheque, fechado el 20 de mayo de 2012 y emitido por la Secretaría de Finanzas del Estado de México por  464 mil pesos a nombre de Joaquín López Dóriga, pero la entidad gobernada por Eruviel Ávila no ha precisado los contratos firmados con el conductor del noticiario estelar de Televisa.

El negocio inmobiliario

Del negocio del espectro radioeléctrico, López Dóriga ha pasado el negocio inmobiliario, sobre todo en  la delegación Miguel Hidalgo, de la Ciudad de México. De acuerdo con los datos del Registro Público de la Propiedad, la familia de López Dóriga es dueña de seis departamentos en el Club de Golf Bosques por un valor total de 6 millones 473 mil dólares. Cuatro de ellos están a nombre de Terese Adriana Pérez Romo, la esposa, uno a nombre de Josquín López Dóriga y un sexto a nombre de la hija Adriana López Dóriga Pérez Romo.
Además, tiene varios inmuebles en Polanco:
-En la calle Lamartine 204 es propietario desde el 27 de abril de 2001 de un lote que López Dóriga le "vendió" a Astron Publicidad, cuya apoderada legal es su propia esposa, a un precio de 300 mil pesos, según el folio No. 187501. Este inmueble de 33.75 metros cuadrados tiene permiso para uso habitacional.
-En la misma calle y en el mismo número López Dóriga "vendió" a Astron Publicidad vendió otro lote de 62.75 metros cuadrados por 600 mil pesos. Con fecha del 1 de abril de 2014 se notifica otra "transmisión de propiedad" de María del Rocío Aguilar, quien aparece como representante de Astron Publicidad, "por pagos de dividendos en especie transmite a Teresa Adriana Pérez Romo el mismo inmueble, pero ahora con un valor de un millón 350 mil pesos, según el folio No. 187502.
-Un tercer lote en Lamartine 204 denominado "bodega comercial" fue también vendido por López Dóriga a Astron Publicidad por 100 mil pesos, en 2001, y adquirido en 2014 por su esposa Teresa Adriana Pérez Romo por 240 mil pesos.
-En la colonia Lomas de Chapultepec, una oficina ubicada en Acueducto 28, de 57.49 metros cuadrados es vendida por inmobiliaria KL, representada por Arturo Alonso Mateo, a Astron Publicidad, por un millón 350 mil pesos, el 11 de diciembre de 2008. El 1 de abril de 2014 otra escritura determina el "pago de dividendos en especie a favor de Teresa Adriana Pérez Romo" por un millón 650 mil pesos.
-El departamento A-8, en  la calle Rubén Dario 223, fue escriturado el 9 de septiembre de 1999. Lo vendió Castañares, S.A. de C.V. a Teresa Adriana Pérez Romo en 6.7 millones de pesos. Es el predio más grande: 552.96 metros cuadrados. El 17 de septiembre de 2012 otorgó en garantía el predio por una hipoteca de 5 millones de dólares en favor de sus acreedores Guillermo Rodrigo de Zamacona y su hija Teresa Adriana López Dóriga, que en ese momento tenía 20 años de edad y no acreditaba ingresos mayores a los 20 mil pesos. La operación suena un poco irreal o ilógica, pero así está asentada en el Registro Público de la Propiedad.
El exdelegado de Miguel Hidalgo Arne Aus de Ruthen Haag fue uno de los pocos políticos que ventiló públicamente su diferendo con López Dóriga. En 2002, el conductor de Televisa le pidió una licencia de construcción para una caseta policial en uno de sus predios, obra que estaba restringida en el Plan de Desarrollo Urbano de Polanco.
El entonces delegado del PAN le dijo a López Dóriga que no era posible que él firmara esa licencia porque era ilegal. Un amigo mutuo intercedió entre ambos. Los invitó a comer. Apenas estaban en la sopa, recordó Arne Aus de Ruthen Haag y el conductor de Televisa le soltó su amenaza:
"Aprende a no meterte con la esposa de un comunicador".
Esa misma amenaza, 12 años después, la repitió en contra de la propietaria de Tresalia Capital y considerada una de las mujeres más ricas e influyentes de México. Aramburuzabala se dice convencida de que llegará hasta el final. "No hay negociación posible con un extorionador", reitera.

No hay comentarios.: